912 179 358 info@genei.es

Cursar nuestros estudios en el extranjero no resulta nada sencillo. Además de dominar varios idiomas, también habrá que desembolsar una importante cantidad de dinero entre hospedaje, libros, matrícula, alimentación, viajes y tiempo libre. Sin embargo, siempre que se pueda hay que hacer todo lo posible por ahorrar algo, por pequeña que sea la cantidad. Lo agradecerás todo cuando andes muy justo de dinero. A continuación te detallamos 4 consejos de ahorro para estudiar en el extranjero.

Becas

Infórmate sobre las becas existentes y sobre la posibilidad de acceder a ellas. En la mayoría de las ocasiones dependen solo de tu expediente académico y de los ingresos de la familia. En la página de la Consejería de Educación de tu provincia y en la web del Ministerio de Educación encontrarás el suficiente asesoramiento. Intenta concretarlo todo antes de partir hacia tu lugar de destino.

Planificación del viaje

Para que tu viaje al extranjero te resulte más económico hay que contratarlo con cierta antelación. Hay compañías aéreas de bajo coste con las que podrás contratar los billetes. Todo dependerá del poder adquisitivo de cada persona, pero siempre agradecerás cualquier descuento. Siempre te resultará de gran ayuda ponerte en contacto con otros compañeros que estén en el país de destino e informarte a través de foros y redes sociales.

Envío de maletas

No resulta nada sencillo acomodarse en otro país cuando se trata de un largo periodo de tiempo. El equipaje y las maletas se acumulan, convirtiendo en todo un suplicio el viaje. En los aeropuertos el exceso de equipaje se paga muy caro. Por eso la mejor opción pasa por enviar las maletas por mensajería. Así viajarás más cómodo y a través de las empresas de transporte más económicas podrás hacer el envío de ropa, zapatos, libros o material deportivo. Introduce los datos en el comparador de Genei para conocer las tarifas de las paqueterías.

Alojamiento

Para ahorrar dinero en el alojamiento puedes compartir casa con otros estudiantes y buscar una vivienda alejada del centro. Otra posibilidad muy utilizada por los Erasmus sería vivir en la casa de una familia, en donde ahorrarías el gasto en hospedaje a cambio de realizar una serie de tareas en el hogar. La convivencia con ellos facilitará que mejores tus conocimientos en el idioma.