912 179 358 info@genei.es

Para garantizar la entrega en destino de tus envíos frágiles es necesario seguir una serie de recomendaciones. Ante todo hay que prestarle una especial atención al embalaje, ya que durante el transporte la mercancía estará expuesta a oscilaciones y posibles golpes que pueden dañar la mercancía.

En la medida de lo posible decántate por soportes rígidos que tengan una mayor resistencia ante los impactos. Una buena opción pueden ser las cajas de cartón siempre que presenten un buen estado y cuenten con el suficiente grosor para que no se deformen. También deben tener unas medidas adecuadas, ajustándose al tamaño del contenido que va en su interior, para que no haya demasiado movimiento.

Los artículos que vayan dentro de la caja deben llevar la adecuada protección. Una especia de segunda piel que le ayude a permanecer aislado. Lo más aconsejable es el uso de papel de burbujas y gomaespuma para incrementar la seguridad, además de quitarse un problema de encima.

Advertencia de paquetes frágiles

En estos casos, la prevención resulta esencial. Nunca está de más que facilites información al transportista sobre el tipo de mercancía que envías. En un lugar visible de la caja coloca un papel con el mensaje ‘Paquete frágil’. Seguro que de esta manera el mensajero le pondrá más atención para que no haya ningún percance.

Este tipo de advertencias en la caja, junto con el resto de recomendaciones aportadas en este texto te resultarán de gran ayuda en el futuro si tienes la necesidad de hacer una reclamación por algún daño o incidente.

En Genei queremos que tus paquetes frágiles lleguen a destino en las mejores condiciones posibles, de ahí que te proporcionemos unos consejos de embalaje. Recuerda que todos los bultos cuentan con una indemnización gratuita de 50 euros, pero siempre que vayan correctamente embalados y con la suficiente protección.