912 179 358 info@genei.es

¿Quieres que tú paquete llegue a su destino en perfectas condiciones? Sólo tendrás que confiar el envío en manos de alguna de las agencias de transportes que trabajan con Genei y embalarlo correctamente. Ten en cuenta que los mensajeros pueden negarse a recoger un paquete si el embalaje no es el adecuado. Sigue con atención los consejos que te damos a continuación.

-Emplea un paquete adecuado, que no esté deteriorado ni presente fisuras. Una caja dañada pierde hasta un 30% de eficacia.

El tamaño de la caja debe ser acorde al contenido, por lo que no deberías introducir más peso de lo que acepte en realidad el embalaje.

-Cuando se trate de material muy frágil, lo adecuado es protegerlo con material acolchado, tanto en el fondo como en los laterales y en la parte superior. Si vas a introducir distintos productos es aconsejable que envuelvas cada uno de ellos por separado para que no haya rozamientos.

Proteger las puntas y filos de los elementos punzantes o cortantes.

-Para el cierre de la caje se utilizará cinta adhesiva, con unos 50 milímetros de grosor, nunca cables o cadenas.

En la parte superior del paquete deben colocarse las etiquetas con la dirección del envío. De esa forma resultará más visible que si fuese en las esquinas o en otro lugar.

-En el caso de que tengas un negocio, el embalaje debe ser robusto y fuerte. Además de proporcionarte un mayor atractivo, también potenciará la imagen de marca y seriedad de la empresa. Es aconsejable escoger un buen embalaje tanto por motivos de seguridad como por la imagen que se transmite a los clientes, que permitirá fidelizarlos con más facilidad.

Recordamos que estos consejos de embalaje son obligatorios para todos los envíos, ya que de sufrir algún tipo de daño durante el traslado, ni Genei ni la empresa de mensajería elegida se harán cargo de los daños ocasionados.